Desnudar la mirada y permitirle gritar

"El poema cesa de ser comunicación para volverse contacto" Julio Cortàzar //
Bienvenido/as a este espacio de resonancias y complicidad con la poesía, con la palabra enunciada y anunciada. Algunas ternuras andan por acà . . .

jueves, 31 de diciembre de 2009

Sin vos

Diciembre en su último día me exige que esté. Y no quiero estar sin vos, que no estás al lado mío, que estás ahora en el cielo de los poetas, jugando tal vez con la Luna de Federico o en las estrellas marineras de Alberti.
Tengo mi tristeza flaca y larga envuelta en un tono gris, sin señales que me acunen .
Guardo en mi mundo los espacios apalabrados donde juntas buceamos poesías hasta alcanzar el placer de la música del verso corto, el adjetivo preciso, la forma del poema ...el título del libro, sí, el título del último libro.

¿Cómo permitir a Diciembre que diga que ya no estás?
Susana, Susy, Susy de mi alma, tengo conmigo abrazada la ternura, la fuerza , la dignidad con la que luchaste en tu vida ; por ello escribo estas palabras, sueltas palabras, tristes palabras, palabras que se acomodan en un texto para decir-te. Que extraño, que quiero volver a jugar a las escondidas, escuchar juntas Hansel y Gretel, ponernos el vestidito rojo de broderie y comer helado de chocolate.

Quiero esas niñas, en ese tiempo.....aunque sea diciembre.

Blanca

sábado, 28 de noviembre de 2009

Resistir siempre,
por dentro y por fuera.
Resistir en la interperie,
aún cubierta de metales.
Resistir porque espero,
siempre espero,
aunque mañana se niegue a despertar.

domingo, 27 de septiembre de 2009

Anotaciones de quiniela

A Corina, que la quise tanto . . .

Encontré tu cuaderno verde
en el último lugar
donde tu deseo sucedió.
Quedó sostenido
en el vientre de un ropero
/ desolado
de donde nadie
se atrevió a extraer.
Allí duerme solitario
/ indemne.
Sus hojas develan
números acróbatas de una suerte
/ al azar.

Huelo tu mano de caricias
al buscar la última página escrita
/ "febrero, quince"
y la lapicera Bic azul trazo grueso
y la regla transparente
/ despoblada de números
y la estampita del santo
en túnicas de dolor .

Tu cuaderno de tapa verde
todavía duerme el tiempo
en el cuerpo del ropero.

Y yo vuelvo a él
en mi territorio de
/ recuerdos preciados
y me asilo tan solo
un instante en los celestiales
/ bordes
de tu presencia.

lunes, 31 de agosto de 2009

Serie "Los cardones"










I

Solo
en el páramo andino
ahí,
suplicando
al último cacique .

Su tallo
carnoso
doblega interperies

Solo
ahí
Sin su flor.



II

Aguardo
y resguardo
agua,
luz, sombra
que ennochece
verde .
Brazo vertical .


III

Tu hoja espina
acaricia
mi mano ofrenda

martes, 28 de julio de 2009

GITANA


La gitana
grita triste
su dolor agudo
las líneas de la mano
no obedecen.
Su vida desvió la ruta.


La gitana
llora desconsuelos
y no hay pañuelos
para sus monedas
ya no lee líneas
no hay líneas,
no las ve.


Su vestido viaja por el río,
lunares de colores
agazapados
en los pliegues de su cuerpo.


Gitana hermosa,
tu vida es travesía
hacia rumbos etéreos .
Otro mundo leerá tu suerte.


Danzan al fin
las trenzas de la gitana.
Ella, mece líneas de manos ajenas .


Desde allí.

Desde ahí.

sábado, 20 de junio de 2009

Desde allì


Desde los ríos sonámbulos
escucho al infierno agónico jadear
como un gran eco ronco,
y me aturdo.

Un cielo vacío de estrellas
lo envuelve
y yo sigo al filo de este silencio sordo

amoratado.

Suspendida,
sin instante en que aferrarme
busco una luna inconsciente
en este descampado de afectos .
Sordos afectos
Pálidos
Tristes afectos.

El infierno grita su última hora
en la penúltima gota de rocío.
Y sigue ronco
y atropella sílabas
en su garganta lastimada
y yo escucho su desvarío .

En silencio
me acurruco en el umbral de mi alma
y espero una señal.

Es tiempo de caricias
este domingo de junio.
Federico me presta sus lunas
y me acompañan
hasta los márgenes de mis nuevos días .



sábado, 16 de mayo de 2009

Por ellas digo

Que hurgan una historia
sin promesas


Fue tu protegido y el tuyo también.
Por él, nos arrojaron sin ropas
al fuego del infierno.
Y allí ardimos
hasta cauterizar la herida más pequeña,
la más profunda y cóncava herida.

Cenizas de colores se esparcieron
en el territorio adormecido
de nuestro destierro.
Y fuimos fugitivas de un tiempo disperso.
Y fuimos capturadas en la incierta ruta
de los polvorientos afectos.


Arranca soles esta mañana sin vestir,
y burla una luna de pasillos;
y vos y yo
continuamos esparciendo siluetas
en el borde más estrecho de los días.

Fue tu protegido y el tuyo también.
Por él buscamos el cuenco
con la marca del amor
en las desoladas salinas de nuestra niñez.



No hay crepúsculos
ni venas azules en el protegido
aunque él y ella
aún desvelan margaritas de clamor.

jueves, 2 de abril de 2009

Dìa dieciocho


A Corina ,
que la quise tanto!


Abril inerte
cautiva mi dolor.
La carne blanca
pesada,
edènica,
desnuda
y muda
el tiempo todo.
Desgarrado,
puesto ahì.

Abril exànime
exacto.

Vacìa de abril.

B.C.

sábado, 21 de marzo de 2009

Interior


Como un hèroe herido
vuelvo valiente
y susurro
un ìntimo dolor escindido.

Ellas



Ni Adàn
ni Eva
ni Hansel y Gretel .
Sin tetas de mamar
ni animal furioso.

En el ocèano del dolor
asiladas en una isla
escuàlida.

Sin algo de todo
y un poco de nada.


Sobrevivientes.

martes, 24 de febrero de 2009

Viernes de ceniza

Poesía, es el no retorno. El nirvana.

Profanaron el templo
y estuve allí como un centinela
defendiendo tu morada.

Esa noche de agosto
irrumpieron las bestias envejecidas y despiadadas
y exhibieron toda su virulencia .

A destiempo,
mostré a la plebe mi llaga ardiente
y rodé por los pasillos de los viernes,
y no pude resistir el dolor diseminado en el cuerpo.

Partí desencajada mi quijada
¡Oh peregrina gramática que escarbas en mí
hasta llegar al fondo del más temido placer!.

Calladamente una brisa de espanto
apretó mi lápiz hasta el final del verso
y sangró el papel,
y no hubo ofrendas ni huéspedes en tu honor.

El día quedó inconcluso.
Una bocanada de aire ceniciento aspiré.


B.C.

Desde esta niebla

A mi hermana Susana, en la presentaciòn
de su libro de poemas "Siempre tan lejos de cerca".


Cómo decirte que el verso que cae
desde los cielos más azules me arrebata la distancia.

Cómo decir la tristeza que me provoca
saberte buceando palabras y no estar ahí.

Cómo escuchar los sonidos más graves de las vocales,
las puntuaciones posibles y prolijas
para esos otros,
esos tantos otros que vuelan peregrinos contigo,
sólo un instante. Sublime instante del poema
que aprisiona moradas en la memoria ingrata.

Cómo explicar que mudo mi bosque
en esta porción de silencio, para escuchar tu voz
en tu palabra que nace
para seguir naciendo siempre.

B. C.

lunes, 12 de enero de 2009

AURORA

Rojo sangre vestían los ojos de Aurora. Amurallaba su angustia en el nudo de su pañuelo azul.
Su piel noche, tensa, controlaba su ansiedad inquisidora y quiso hablar y contar su dolor puntual.
Cada palabra resonó como un eco; ella no quebró en llanto, su mandíbula fraccionó cada sílaba como un gran dique.
Anoche fue noche de relatos nuevos. Dolor puntual, Aurora. Susto, dimensión que no se esconde, se expande.
Lágrima vértigo enjuaga su rostro; y dijo “Paciencia” y después “Gran Paciencia”.
Desde hace un tiempo ella intuye nuevos rumbos en su vida madre.
Tímida escucha diagnósticos y no los entiende. Se aturde y se asusta.
Gira el tiempo y cae en él. Ella no resigna alegrías y percibe que ya no es la misma. Duele su amor mutilado. Parte del hijo soporta ella. Parte soporta él.
Aurora abraza esperanza en este tiempo pero el dolor avanza y ella lo conmina como a un animal furioso.
Amanece Aurora .Él te reclama .